Consejos para la declaración de la Renta

Como cada año por estas fechas muchos de nosotros nos vemos obligados a rendir cuentas ante Hacienda y hemos de presentar la declaración de Renta y, los menos, la de Patrimonio.

Algunos consejos para la declaración de la renta:

consejos-declaracion-de-la-rentaEl primer consejo para cumplir con la presentación de la declaración de la renta sería obtener los datos fiscales que posee la misma Hacienda, en ocasiones junto con el cálculo de borrador.

El avance de las nuevas tecnologías ha permitido, desde hace ya unos años, que la Agencia Tributaria ponga  a nuestra disposición los datos de que ella misma dispone y así ayudarnos a confeccionar nuestra propia declaración. Años atrás, cuando aún no se disponía de esta ayuda, las declaraciones se presentaban igualmente pero en ocasiones los olvidos o la propia ignorancia ocasionaban no pocos disgustos con Hacienda cuando esta enviaba las temidas “paralelas”.

Los datos fiscales sin embargo no son inmutables ni son siempre ciertos, en ocasiones contienen errores causados por un incorrecto envío de datos al presentar las declaraciones informativas que empresas y otras entidades se ven obligadas a suministrar a Hacienda. En otras, esos datos se presentan con retraso o provienen de otros países. El caso es que, como bien señala la propia Hacienda en sus notificaciones de datos fiscales, conviene revisar detalladamente los datos que aparecen y corregir aquellos que puedan ser incorrectos y añadir los que falten.

Por otro lado, existen muchos datos de los que Hacienda en principio no dispone. Ejemplo de ello son las cuotas de sindicatos, aportaciones a colegios profesionales, gastos de defensa jurídica por conflictos con la empresa, gastos derivados del arrendamiento de locales, gastos derivados de actividades económicas, datos de transmisiones de acciones o de inmuebles, etc.

Pensar que los datos fiscales van a ser siempre ciertos o que los cálculos de borrador no contienen olvidos o  errores es simplemente ingenuo e imprudente, y en este caso pueden costar mucho dinero, especialmente a usted.

La responsabilidad de no hacerlo correctamente será siempre del contribuyente por lo que conviene estar siempre bien asesorado